Nuestro Equipo

CONSEJOS PARA ALQUILAR PISOS DE FORMA SEGURA

¿Qué aspectos ha de tener en cuenta el propietario?

Aunque alquilar una vivienda tiene muchas ventajas, también tiene inconvenientes como los impagos o los daños en a la vivienda. Estas son las dos causas fundamentales por las cuales los propietarios deciden no alquilar. A continuación, os detallamos los pasos que hay que seguir si se quiere alquilar un inmueble de forma segura.

 

1. No todos los inquilinos son aptos:

Para evitar inquilinos morosos es de suma importancia hacer una selección. Hay que hacer un estudio de riesgo que consiste en comprobar su solvencia. Se le puede solicitar el contrato laboral y nómina. También es importante comprobar los ficheros de riesgo de morosos para comprobar cualquier impago anterior. Esta tarea puede resultar muy laboriosa, pero tranquilos, existen profesionales especializados que se encargarán de este tema.

 

2. Solicitar una fianza:

Siempre se solicita una fianza de uno o dos meses por adelantado para cubrir cualquier tipo de gasto derivado de desperfectos ocasionados por los inquilinos, lo normal es que se solicite por adelantado el pago de 1 a 3 meses. En caso de que el inquilino deje el piso una vez finalizado el contrato y siempre que no se haya producido ningún desperfecto, este importe será devuelto.

 

3. Aval

En este caso, si el inquilo no haga frente a las mensualidades del alquiler es un tercero el que asume los pagos, como si la deuda fuese suya.

 

3.1) Aval personal: Generalmente se trata de un familiar el que respondería por la deuda.

 

3.2) Aval bancario: En este caso la entidad bancaria es la que se encargaría de responder ante la deuda. Tiene la ventaja de que es muy fiable ante el propietario, pero para poder obtener este aval, hay tener en cuenta estos dos aspectos:

 

a) Avalar los pagos durante sólo una determinada duración de tiempo, pagando un coste de asociado.

b) Pedir que el inquilino deje depositado el importe del aval en el banco, por valor de varios meses, durante el tiempo que dure el aval. Esta es la práctica más frecuente. El inconveniente, es que no se suele disponer de esta cantidad de dinero.

 

4. Firmar un contrato de arbitraje:

Esta práctica está regulada por ley y es una buena alternativa para resolver conflictos, bastaría con firmar un anexo al contrato de arrendamiento y en caso de conflicto, ambas partes acuerdan someterse a la decisión que tome el árbitro. El aspecto positivo, es que no hace falta recurrir a los servicios de un abogado y no existe liticio. La parte negativa, es que se acepta la decisión del árbitro y en caso de desacuerdo habrá que recurrir a la ley ordinaria.

 

5. Contratación de un seguro de impagos o desperfectos:

Hay seguros que se encargan de cubrir impagos y desperfectos, muchas compañías ofrecen pólizas de seguros con una amplia gama de coberturas que cubren desde impagos, daños, gastos judiciales, procurador, etc. El precio medio de este tipo de seguros ronda los 200€.

 

6. Alquilar a través de organismos oficiales:

Esta es una vía que beneficia tanto al propietario como al arrendador, porque el ayuntamiento o comunidad autónoma velarán por el cumplimiento del contrato, sin olvidar las ventajas que tendrán ambas partes. Por un lado, el propietario tendrá la garantía de que el piso estará en buen estado y ganará en tranquilidad y por otro lado, el inquilino, se beneficiará de un mejor precio que el del mercado. 

 

 

¿Qué aspectos ha de tener en cuenta el inquilino?

Los inquilinos muchas veces se sienten estafados por el estado del piso, por no poder usar zonas comunes cuando alquilan un inmueble, entre otras...antes de alquilar se deben tener en cuenta los siguientes aspectos.

 

1. Se debe conocer el precio del alquiler de la zona:

Se debe sospechar de las "gangas" suelen esconder pisos en mal estado, aveces es mejor pagar un poco más y tener cubiertas todas nuestras necesidades.

 

2. Nunca dar anticipos antes de ver el piso:

Hoy en día existe una gran demanda de alquiler en determinadas zonas, por eso muchas veces se toman decisiones apresuradas. Es de vital importancia ver el piso para ver en qué estado se encuentra. 

 

3. Firmar un contrato de alquiler por escrito:

"Las palabras se las lleva el viento", siempre, en cualquier acuerdo, todo debe quedar reflejado por escrito, entre otros motivos, porque en caso de que surja algún conflicto o desacuerdo, se podrá alegar lo acordado, mientras que, si el acuerdo es verbal, no se podrá demostrar nada.  Para estos casos lo mejor es usar un contrato modelo y por supuesto, antes de firmar nada, hay que revisar todas las cláusulas del contrato. 

 

4. Fianza:

Por ley, es obligatorio que el inquilino deposite la fianza, en el organismo autonómico correspondiente de no hacerlo así, podría perder el depósito y la imposibilidad de desgravarse la renta del alquiler. Hay que decir que la cantidad que un inquilino le debe entregar al propietario, en concepto de fianza, nunca puede superar los 3 meses

 

 

 


BUSCADOR DE PROPIEDADES

Tipo de operación
Distrito
Barrio
Precio Desde: Cualquiera
Precio Hasta: Cualquiera
Superficie Desde: Cualquiera
Superficie Hasta: Cualquiera
Dormitorios: Indiferente

Especialistas en las zonas más exclusivas de Madrid